04 mar 2015
JUNTA DIRECTIVA

Rosell y Garamendi insisten en que se tenga en cuenta a las empresas y trabajadores en el nuevo sistema de formación

El presidente de CEOE, Juan Rosell, y el presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, han pedido al Gobierno que tenga en cuenta a las empresas y a los trabajadores en el nuevo sistema de Formación, ya que son ellos los que la financian y saben cuáles son las necesidades en ese ámbito, según explicaron en rueda de prensa posterior a la Junta Directiva extraordinaria celebrada el 4 de marzo, en la sede de la Confederación.

Junta Directiva

Los empresarios recordaron que, junto con los trabajadores, financian estos fondos a través del 0,6% y 0,1%, respectivamente, de las cotizaciones sociales, y señalaron que la partida asciende a unos 1.800 millones de euros.

Además, Juan Rosell mantifestó que los empresarios dan la bienvenida a la posibilidad de concurrencia en el nuevo sistema, pero que ésta hay que saber evaluarla y “son los empresarios los que sabemos de ello”. “Cuanto más dejemos la Formación en las empresas y sus representantes, mejor será para la Formación”. Igualmente, subrayó que es necesaria la auditoría y el control, pero sin olvidarse de las necesidades de formación que se tienen en las empresas, y una evolución cualitativa y cuantitativa de la formación realizada. 

Destacó también que estamos en un momento crítico y que hay que potenciar la competitividad de las empresas. “Se está discutiendo en tiempo de prórroga con el Gobierno y con los sindicatos, a la que hemos aportado consideraciones técnicas, y queremos que se respete, se valore y se tenga en cuenta nuestra información.” Rosell espera que se pueda conseguir un resultado que convenza a todos.

Por su parte, Antonio Garamendi indicó que la formación en las pymes debe contribuir a la mejora de la productividad, de la empleabilidad y de la competitividad; tres puntos que no están claros en la propuesta del Gobierno.

Ambos presidentes desmintieron rotundamente las informaciones aparecidas en los medios acerca de que CEOE estuviera vinculando la negociación de Formación a un acuerdo con los sindicatos en materia salarial.

 

Negociaciones para un nuevo AENC

Rosell y Garamendi señalaron que el planteamiento de CEOE contempla una prórroga del AENC que siga con moderación salarial que permita flexibilidad a los negociadores en función de la situación de cada sector.

“Estamos haciendo un planteamiento de prórroga del convenio anterior, con una evolución de los salarios de hasta el 0, 0,8%, 0,9%, incluso podríamos subir algo más en el 2015, y para 2016 con unos salarios que pudieran crecer hasta el 1,2%, el 1,3%, en función de las características de los sectores y subsectores”, declaró Rosell, quien cree que estamos en una situación posibilista, en línea con lo que está haciendo Europa.